Beneficios de tomar bicarbonato de sodio

Publicado: 28 de Diciembre de 2017 | 09:54 p.m
El bicarbonato de sodio es un producto muy popular. Lo es en millones de hogares en todo el mundo, ya que, además de tener usos en la gastronomía, también facilita algunas tareas de limpieza y mejora la salud.

Aunque hoy en día muchas personas prefieren los productos convencionales que se ofrecen en el mercado, hay quienes aún aprovechan todas las bondades de este polvo blanco. Y lo hacen en muchos aspectos de su vida.

Si bien su consumo debe ser moderado y en pequeñas cantidades, está demostrado que ingerirlo de forma habitual puede apoyar el funcionamiento general del cuerpo, al regular el pH natural de la sangre para disminuir los índices de acidez.

Beneficios del bicarbonato de sodio
Disuelto en agua supone uno de los remedios naturales más antiguos y consumidos del mundo, ya que es una fórmula eficaz para proteger el organismo ante diversas enfermedades.

Es un antiácido natural

Las propiedades antiácidas de este ingrediente natural son una de las razones por las que más se utiliza en el hogar. Su ingesta puede neutralizar los ácidos estomacales para evitar el molesto reflujo ácido, también conocido como ardor de estómago.

Diluido en un vaso de agua disminuye la inflamación y los gases, lo que proporciona de forma rápida una sensación de alivio para la indigestión.

Alcalinizante natural

La mayoría de las dietas están generando organismos ácidos y susceptibles al desarrollo de enfermedades. Por neutralizar la acidez y tener un efecto alcalino, el bicarbonato se ha convertido en un remedio natural para regular el pH del cuerpo y mejorar la salud. La acidez en el cuerpo podría estar asociada con el mayor riesgo de osteoporosis, artritis e incluso cáncer.

Por eso, por un bajo costo, este ingrediente podría convertirse en el mejor remedio natural para evitar su desarrollo. Eso sí, su ingesta diaria debe ser en una mínima cantidad, ya que en exceso podría ser contraproducente al sobrealcalinizar el cuerpo.

Es antiséptico

Una cualidad muy especial de este componente es que tiene un ligero efecto antiséptico que se puede aprovechar en la eliminación de virus y bacterias que causan enfermedades. Por ello, se puede utilizar para tratar el dolor y la inflamación de la garganta haciendo gárgaras.

Alivia las infecciones urinarias

Una mezcla de bicarbonato y agua puede actuar como barrera protectora contra las infecciones urinarias. Es así por su capacidad para reducir los índices de acidez en la orina. Su ingesta complementa el consumo de agua y jugo de arándanos, que suelen ser otras dos formas de evitar los episodios recurrentes de este trastorno.

Combate la gota y otros problemas articulares

Los niveles elevados de ácido úrico en la orina y en la sangre de los tejidos del cuerpo pueden ser el origen de dolencias y enfermedades crónicas como la gota o artritis. El agua con bicarbonato regula el pH de la sangre y disminuye los índices de este tipo de ácido. Es, por ello, un remedio para combatir estas enfermedades.

Incrementa el rendimiento físico

El ácido láctico que se libera durante la actividad física puede acumularse en músculos y articulaciones, generando agujetas y fatiga muscular. Para impedir que afecten al rendimiento deportivo, una buena opción es tomar bicarbonato de sodio diluido en agua, ayuda a controlar las molestias derivadas de la acumulación de ácido láctico en los músculos.

Controla los índices de colesterol

Beber agua con bicarbonato sódico podría tener un efecto positivo en la reducción del colesterol alto en la sangre, en especial en el de tipo LDL o también conocido como “colesterol malo”.

Sin embargo, debido a su alto nivel de sodio, no está aconsejado para quienes padecen de hipertensión arterial porque podría empeorar el problema.

 ¿Cómo tomar agua con bicarbonato de sodio?

Como ya lo habíamos mencionado, el consumo exagerado de este producto podría generar peligrosos efectos negativos. Por lo tanto, para incorporarlo en la dieta sin riesgo alguno, cabe tener en cuenta los siguientes consejos:

Dosis general

½ cucharadita de bicarbonato de sodio (3 g)
1 vaso de agua (200 ml)

Mezclar los dos ingredientes y tomarlos después de cada comida principal.

Para aliviar la gripe y el resfriado


Este remedio es perfecto para combatir los microorganismos que causan resfriados, gripes y alergias. En tales casos se debe tomar de la siguiente forma:

Día 1: 5 tomas de media cucharada en un vaso de agua cada 3 horas.

Día 2: 3 tomas con la misma dosis, repartida a lo largo del día.

Día 3: 1 toma con la misma dosis después de la comida y otra después de la cena.

Aunque el sabor no es el más delicioso, su consumo es una decisión muy saludable para aprovechar cada día. Empieza a incorporarlo en tu dieta y podrás sentir los cambios positivos en tu cuerpo en poco tiempo.

7 recetas con bicarbonato de sodio para tu rostro

El bicarbonato de sodio es un compuesto sólido blanco soluble en agua que tiene la capacidad de eliminar las células muertas de la piel.

El bicarbonato de sodio es un compuesto sólido blanco soluble en agua que tiene la capacidad de eliminar las células muertas de la piel.

Es bien conocido por sus propiedades en el área odontológica y ha sido utilizado como dentífrico natural por su capacidad de limpieza profunda.

En lo que respecta a la piel, resulta un gran humectante y es excelente para lograr una textura suave y tersa, completamente libre de impurezas.

Aquí te dejamos algunas de las mejores recetas que puedes preparar con este y otros productos que ya tienes en casa o que resultan muy económicos de adquirir.

1. Bicarbonato de sodio con limón

El limón es un fruto capaz de quitar manchas de forma efectiva.

Además cuenta con propiedades astringentes que contribuyen con la luminosidad de tu rostro y ayuda a combatir el acné.

El bicarbonato hace que estos efectos se vean aumentados y mejorados sin riesgo alguno.

Ingredientes

1 cucharada de bicarbonato (10 g)
1 cucharada de agua (10 g)
El jugo de ½ limón 

Preparación

En un recipiente plástico mediano mezcla los tres ingredientes hasta lograr una pasta homogénea.

Aplica la pasta sobre el rostro y déjala actuar por 20 minutos.
Enjuaga con agua tibia o fría.

Utiliza esta receta por las noches diariamente para contrarrestar los efectos de los rayos solares en tu piel.

2. Miel con bicarbonato

Las recetas con bicarbonato de sodio y miel dan como resultado un excelente astringente natural que funciona como aclarante.

A diferencia de la mascarilla anterior, no hay ninguna acidez. Esto es importante si tu piel es muy delicada o tienes heridas abiertas,  ya que puede resultar sumamente doloroso.

Ingredientes

1 cucharada de miel (25 g)
1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
1 cucharada de agua (10 ml)

Preparación

En una taza mezcla los ingredientes hasta obtener una consistencia cremosa.

Aplica esta preparación en tu rostro y deja actuar durante 20 minutos.

Retira con abundante agua hasta que no quede ningún residuo de miel.

3. Bicarbonato y aceite de coco

El aceite de coco es un potente humectante recomendado para combatir afecciones de la piel que causan sequedad y resquebrajamiento de la piel.

Por sus propiedades hidratantes y su delicadeza te lo recomendamos si tu piel es sensible o ha sufrido maltrato por químicos o sol recientemente.

Ingredientes

1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
1 cucharada de aceite de coco (15 g)

Preparación

Mezcla hasta obtener una pasta consistente.
Aplica sobre la piel de tu rostro y deja actuar por 20 minutos.
Enjuaga con agua tibia.

4. Canela, miel, bicarbonato y limón

La canela es un excelente limpiador facial pues cuenta con propiedades antiinflamatorias que ayudan a combatir la aparición del acné además de prevenir la aparición de manchas faciales.

La miel aporta la suavidad y antioxidantes que tu rostro agradecerá después de un día expuesto a químicos y contaminación.

La función del bicarbonato y el limón es eliminar todo aquello que está obstruyendo tus poros para dejar la piel completamente limpia desde lo más profundo.

Ingredientes

2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
1 cucharadita de canela en polvo (5 g)
El jugo de ½ limón
5 cucharadas de miel (125 g)

Preparación

Mezclar todos los ingredientes hasta lograr una consistencia cremosa.

Aplica sobre la piel del rostro y deja actuar por 15 minutos.
Retira con agua fría.

5. Huevo y bicarbonato

El huevo es un excelente rejuvenecedor facial, característica que lo ha hecho ampliamente reconocido en el mundo de los tratamientos faciales naturales.

Con esta mascarilla obtendrás una piel más tonificada.

Ingredientes

1 clara de huevo
1 cucharada de bicarbonato

Preparación

Mezcla la clara y el bicarbonato hasta formar una pasta homogénea.

Aplica en la zona afectada por arrugas y manchas de acné con movimientos circulares.

Deja actuar por 30 minutos y enjuaga con abundante agua tibia.

6. Aloe vera y bicarbonato

El uso del aloe vera o la sábila se ha hecho común desde hace varios años. especialmente en lo referente al tratamiento de heridas y quemaduras.

Las recetas con bicarbonato de sodio en combinación con el aloe vera nos proporcionan un limpiador facial adecuado para prevenir y combatir la presencia de acné en tu rostro.

También es un buen remedio para refrescar la piel después de quemarte por el sol.

Ingredientes

2 cucharadas de bicarbonato (10 g)
3 cucharadas de cristal del aloe vera (45 g)

Preparación

En un recipiente mezcla los dos ingredientes y,  con suaves movimientos circulares, aplica sobre las zonas mayormente afectadas.

Deja actuar durante 30 minutos.

Pasado el tiempo indicado, enjuaga con agua tibia.

7. Bicarbonato y leche

La leche ha sido un ingrediente común en las rutinas de belleza por sus efectos humectantes.

Esta receta aporta abundantes cantidades de minerales y vitaminas. También es capaz de fomentar la producción de colágeno, lo cual contribuye directamente en la reducción de arrugas en la piel.

Ingredientes

2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
¼ de taza de leche líquida (62 ml)

Preparación

Mezcla la leche y el bicarbonato.

Aplica sobre tu piel y deja actuar durante 25 minutos.

Remueve con abundante agua.

Esta receta es un excelente remedio contra los puntos negros.

Elimina los hongos y los callos de los pies con este increíble remedio casero

A pesar de que los pies son el soporte de nuestro cuerpo todos los días, la mayoría de personas les restamos importancia hasta que notamos que están desarrollando imperfecciones.

El uso de calzado, la continua fricción y su contacto con varios tipos de microorganismos pueden afectar su piel y, con el paso del tiempo, provocarle callos, agrietamiento y algunas infecciones.

Si bien no todos estamos expuestos de la misma forma, la falta de cuidados y tratamientos puede conducir a incómodos síntomas que, además de ser antiestéticos, nos causan dolor e inflamación.

Por fortuna, no siempre es necesario invertir en costosas pedicuras o métodos profesionales para mantener su piel libre de durezas, hongos y otras alteraciones.

De hecho, si combinamos ingredientes económicos y fáciles de adquirir en el mercado, podemos hacer excelentes remedios para suavizarlos y mantenerlos saludables.

En esta oportunidad queremos compartir una interesante receta para que comiences a cuidarlos usando tan solo dos ingredientes.

¡Toma nota!

Remedio casero para combatir los hongos y callos de los pies

El catálogo de remedios caseros para los pies nos ofrece una amplia variedad de preparados para combatir los hongos, remover las células muertas y evitar otros molestos problemas que los hacen lucir mal.

Entre estos nos encontramos con un tratamiento de aspirinas y jugo de limón, conocido en muchos lugares por su capacidad para exfoliar, limpiar y suavizar hasta las zonas más duras de la piel.

Las aspirinas son un medicamento analgésico y anticoagulante que suele emplearse para aliviar los dolores de cabeza, la fiebre y algunas dificultades de la circulación.

Pese a que estas son sus aplicaciones más conocidas, en la actualidad también se utiliza como un componente para la estética y salud de la piel.

Esto se debe a que sirve para combatir el acné, las manchas y otras impurezas que se van quedando adheridas en la superficie dérmica.

Además, gracias a su composición, es muy efectiva en el control de los hongos de los pies y las uñas, ya que disminuye su crecimiento y controla la sensación de comezón que suelen ocasionar.

Cuenta con una alta concentración de beta-hidroxiácido, un componente liposoluble que suelen utilizar las compañías cosméticas para la preparación de cremas y lociones exfoliantes.

También concentra sustancias antiinflamatorias y calmantes que ayudan a disminuir la tensión y el dolor de esta parte del cuerpo, en especial tras un día cargado de actividad física.

Por si fuera poco, sirve para aclarar las manchas oscuras que, como muchos saben, se pueden formar en los pies por la exposición al sol, las toxinas y el contacto con diversas superficies.

¿Cómo preparar este remedio casero para cuidar los pies?

Si notas que tus pies tienen durezas, grietas o cualquier imperfección en su piel, no dudes en probar este increíble tratamiento para mejorar su aspecto en poco tiempo.

Sus ingredientes son muy fáciles de adquirir y, dado que no son agresivos, son aptos para todos los tipos de pieles.

De hecho, su aplicación regular disminuye la proliferación de hongos y bacterias, previniendo desequilibrios en el pH de su piel y malos olores.

Ingredientes

5 aspirinas
El jugo de un limón
1 piedra pómez

Instrucciones

Pon las aspirinas en un mortero y tritúralas hasta obtener un polvillo. En caso de no contar con un mortero, humedécelas con un poco de agua y aplástalas con un tenedor u objeto pesado.

Incorpora el polvo obtenido en un recipiente y, a continuación, agrégale el jugo de un limón.

Mezcla todo por unos instantes, hasta obtener una pasta espesa y homogénea.

Si notas que está demasiado seca, agrégale más limón o una cucharada de agua.

Modo de uso

Enjuaga los pies para remover la suciedad acumulada en su superficie.

A continuación, extiende una fina capa del producto sobre las áreas afectadas por los callos y hongos.

Espera que actúe de 20 a 30 minutos y enjuaga con abundante agua tibia.

Posteriormente, frota las zonas con una piedra pómez para eliminar la piel muerta y dura.

Retira las células muertas con agua tibia y seca bien los pies.

Repite el procedimiento dos o tres veces a la semana para obtener buenos resultados.

¿Lista para lucir unos pies más bonitos? Incorpora este sencillo tratamiento en tu rutina de belleza y descubre todos sus beneficios para cuidar su piel.

Procura complementar su aplicación con una buena crema hidratante, ya que esta zona tiende a sufrir de exceso de sequedad.

Fuente/mejorconsalud.com

Instagram

SSN: Gripe H1N1