SSN/ Día y Hora.

Colombia: El presidente Santos, no sabemos cuántas van a ser, seguimos buscando.

Publicado: 02 de Abril de 2017 | 06:27 p.m 
Rescatistas en Colombia batallaban la noche del sábado para encontrar a las decenas de víctimas que seguían desaparecidas a más de un día de la devastadora avalancha que se llevó villas enteras y dejó más de 200 muertos.

Unas 254 personas murieron y otras 400 resultaron heridas, según el ejército, luego de que lluvias torrenciales el viernes por la noche causaran el desbordamiento de tres ríos en la localidad de Mocoa, en Putumayo.

La Cruz Roja puso el saldo mortal en 234 y dijo que 158 personas seguían desaparecidas.

La presidencia informó este domingo en su último reporte que el número de fallecidos es 2010, entre ellos 43 niños.

En su reporte, señala que hay al menos 213 heridos.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, había dicho más temprano que la cifra era 207, pero que podría aumentar.

El sábado, Santos declaró el estado de calamidad y le dijo a los reporteros en el lugar que la cifra de muertos podría aumentar.

"Lo primero que quiero decirles es que mi corazón, nuestros corazones, los corazones de todos los colombianos están con las víctimas de esta tragedia", dijo.

"No sabemos todavía dónde están. Mucha gente se nos acerca diciendo: 'Mi hijo está desaparecido, mi padre está desaparecido, mi madre está desaparecida".


Dijo que la ciudad había registrado en una noche cerca de un tercio del total de lluvia que cae regularmente en un mes, culpando del desastre al cambio climático.

Fuertes lluvias, altos niveles de deforestación, viviendas informales y lugares densamente poblados son factores que pueden dejar a las comunidades vulnerables ante deslaves, de acuerdo con científicos.

De vuelta en Mocoa este domingo, el presidente dijo que volvía para resolver algunos "cuellos de botella" en la operación y empezar con la reconstrucción de la zona.

Corriendo por sus vidas

Imágenes aéreas del sitio muestran techos de casas asomándose entre el lodo que arrasó otras edificaciones, puentes y carreteras.

La localidad se quedó sin energía eléctrica y agua debido al desastre, y el sistema hospitalario se ha desbordado, dijeron los bomberos.

Imágenes mostraban coches y autobuses atrapados en el lodo.

Gabriel Umaña, portavoz de la Cruz Roja Colombiana, dijo a CNN que 300 familias habían sido desplazadas y que más de una docena de casas se habían colapsado.

Muchos estaban profundamente dormidos cuando el torrente de lodo impactó sus barrios y testigos dicen que la avalancha llegó tan rápido que tuvieron que correr por sus vidas.

"Cerca de las 11 o 12 (del viernes) hubo una gran tormenta, muchísima agua. Me desperté porque sonaba muy fuerte, el ruido de las rocas. Todos (estaban impactados)", dijo un hombre en el lugar, según reportó Reuters.

Otro hombre, con botas de plástico amarillas se subió a unas rocas mientras pasaba el flujo de un río.

"Nadie me ha dado noticias. Nadie, nadie. Nadie de mi casa ni de mi familia. Estoy a la voluntad de mi Dios. No tengo nada. Nada que comer, donde dormir. Me dieron estas ropas que llevo", dijo.

Los residentes examinaban listas de personas perdidas afuera de un centro de ayuda familiar. Una de las listas era solo de niños, algunos de menos de 2 años.

"Hemos perdido un bebé, que está desaparecido, y el resto es lo que usted ve. Un pequeño bebé, no podemos encontrarlo", dijo una  mujer limpiándose las lágrimas de los ojos.

Carrera contra el tiempo

Más de 1.000 soldados y efectivos de la Policía Nacional participan en los operativos de rescate, y enfrentan enormes desafíos.

"Las dificultades que estamos enfrentando son que sigue lloviendo en la región y (la avalancha) dejó una gran cantidad de tierra. Hay problemas de movilidad en casi 80% de los caminos, y de donde acaban, son tres horas al lugar donde ocurrió", dijo un portavoz de la policía a Reuters.

Fotos distribuidas por el Ejército de Colombia mostraban a rescatistas cargando a ancianas y niños en medio de árboles y casas envueltos por el lodo.

En 2015, lluvias torrenciales en el noroeste de Colombia causaron un deslave que dejó más de 80 muertos.

Fuente/cnnespanol.cnn.com

Instagram

SSN: Gripe H1N1